Femicidios: El recuerdo de Emilse Maldonado, la joven de Frias asesinada con fuego


Fue en enero de 2014, y ya pasaron 5 años desde el asesinato de la joven Emilse Maldonado, con sus 23 años de vida y un hijo de apenas un año. Su pareja la roció con nafta, e hirió gravemente a su bebe, quien después de un prolongado tiempo se recuperaría.


Murio tras agonizar cuatro días, luego de haber sido rociada con nafta junto a su hijo de 1 año y prendida fuego por su pareja, con quien discutió tras haber sufrido un ataque de celos.

La víctima, Emilse Janet Maldonado, de 23 años, que falleció en la madrugada del 15 de enero de 2014 en una unidad de terapia intensiva del Hospital Regional “Ramón Carrillo”, había discutido el pasado viernes con su esposo, Ezequiel Hernández González, de 33, en presencia de Felipe, el pequeño hijo de ambos.

En esa circunstancia, el hombre había rociado con nafta a su pareja e hijo y luego hizo lo mismo arrojándose el mismo líquido combustible en su cuerpo, para prender fuego a los tres.

Auxiliados de urgencia, la pareja y su hijo fueron rescatados de la casa en la que vivían del Barrio Bontempo “100 Viviendas” de Frías y fueron trasladados al Hospital Regional y, en el caso del bebé, al Centro Asistencial de Niños “Eva Perón”.

Emilse Janet Maldonado, presentaba quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo, al igual que su hijo, que continuaria un tiempo mas, grave con “pronóstico reservado”.

El agresor Ezequiel Hernández González, siguió con vida unas horas mas, habia estado internado con graves quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo e imputado en la causa inicialmente caratulada “homicidio agravado por el vínculo” en el caso de su concubina y en grado de tentativa por el menor.

Maria Robledo – Mama de Emilse

Su mama en una entrevista posterior al diario santiagueño el Liberal había afirmado que:
“La última vez que estuve con Emilise fue el miércoles 8 de enero en su casa, porque estaba sola y yo fui a lavar, pero me llamó la atención porque andaba muy nerviosa, más de lo común”. 
Esos nervios tienen razón en un contexto más amplio de la realidad de la pareja. “Ellos estaban separados, el sábado 4 de enero a las 23, él se había ido de la casa porque ella ya no aguantaba más, Emilse decía que no lo quería más que estaba cansada de que él salga los viernes a las 19 y vuelva el sábado a las 9 y yo les decía que esto se tenía que arreglar por medio de un juez, pensando en lo mejor para el bebé. Mire, yo tengo conocimiento de que durante su embarazo ella estaba prácticamente sola”. 

“Siempre hubo maltrato. Es decir mucha agresión verbal de él hacia ella y por supuesto que él no se callaba ante tanta agresión, imagínense la trataba de hija de p… o quién va a volver a estar con vos, con el cuerpo que vos tienes y así muchos términos agraviantes, nunca me gustó eso. Emilse , pobre, me decía “mamá ¿a vos te parece que él me diga así?”. Siempre hubo agresiones verbales y cuando eso sucede casi siempre hay que esperar algo peor si no se pone su límite. Yo estuve viviendo con ellos durante tres meses, cuando me vine de Córdoba y él insistía en que nosotros, con la bebé que tengo, nos fuéramos de allí” 

Esto paso hace cinco años y la vida de Emilse se truncó para siempre, con esperanzas, ilusiones, y un hijo que sobrevivió y hoy intenta rehacer su vida sin comprender demasiado aquella fatídica madrugada.

Redaccion UP Cordoba